lunes, 4 de agosto de 2008

I’m bitter I’ll admit

Ahora hablemos un poco de música. Si, extraño en mi comentándoles cosas que no tengan que ver con el The diary of... P*!!! Pero en el soundtrack de la vida, hay música, mucha música para compartir.

Sonaba por 1997. En los corredores del centro de la zona 1, hasta el trébol, se comenzaba a escuchar una nueva banda que prendía los altavoces de algunas radios y las de algunos bares de la capital. Recuerdo muy bien que nadie los vio llegar y tomó por sorpresa... a algunos. Ellos los Malacates Trébol Shop, sorprendían con sus letras y su ritmo pegajoso, que para el circulo guatemalteco era algo extraño. Por que aquí solo se escucharía el rock o roj cómo diría mi buen amigo Edgar. Continuemos con la lectura...

La vestimenta fue más que una carta de presentación para este nuevo grupo. Saco oscuro, corbata combinada al buen estilo, muy a la etiqueta de Saúl E. Méndez que los vistió en ese entonces. Casuales, buscaban del buen gusto popular de la gente. Dando una nueva alternativa dentro de la música nacional. “Eso esta bien”, pensamos algunos, hay algo más para escuchar en este fiambre de música dominado por el rock.

Pero había algo que no me cuadraba desde que los comencé a escuchar. Talvez era que se me hacían muy conocidos, visualmente y musicalmente hablando.
De ahí me acordé que durante un viaje a mediados de año, escuché a un grupo que se llama The Mighty Mighty Bosstones y bueno podía ver de donde posiblemente sacaron la idea del look casual. No era extraño ver a un grupo de Ska vestiditos todos formarles, pero la similitud era muy obvia. Movimientos, sonido y hasta el look.

Al principio me pareció un poco gacho, mal, de pésimo gusto, mala taza y todas aquellas aberraciones para estar macheteando un producto ya existente. Pero tenia que comprender algo, que las cosas buenas hay que mejorarlas y si no las mejoras has un buen producto de ellas. Y los Malacates lo lograron. Además abrieron para que nuevas propuestas se presentaran en el escenario nacional. Aquí no inventaron el agua azucarada, simplemente le dieron sabor a la vida musical guatemalteca, de lo cual les estoy profundamente agradecido. Good things always happen to good people.

Sólo me queda decir que extraño esa melodiosa combinación de Ska que personificaba a los Malacates en aquel entonces. Espero que vuela con su nueva producción que ya esta en camino y con la cual celebraran 10 años en el ruedo musical. Ojalá que suenen como en aquellos corredores de la zona 1 hasta el trébol.

Y como siempre música, les dejo dos buenos videos de estas dos bandas. A ver que tal les parecen.

*So sad to say [The Mighty Mighty Bosstones] mi canción preferida del grupo


*Morena [Malacates Trébol Shop] talvez el mejor video de la banda

*Si encuentran una semejanza en estos dos videos, es pura coincidencia.

*Bonus track [Ni un centavo versión 2007]

2 comentarios:

Yorch dijo...

Hubieras puesto tu propia versión de Ni un centavo Made in landivar jejeje

Yorch dijo...

Bueno y para quien quiera ver la versión Made in landivar 2000, acá el link subido a tu tube por Edgar

http://quedeahuevo.blogspot.com/search?q=ni+un+centavo&x=0&y=0