domingo, 30 de marzo de 2008

Vamos caminando de la mano. Siempre.

Camino lento, sin prisa. Recuerdo nuevamente la canción en mi cabeza, esa que me acompaña cada noche a dormir.

Vuelvo lentamente a acostarme, ausente. Dentro de ese espacio en el que busco encontrarte. Pinto las paredes internas de mi cabeza. Para hacer el sueño más bonito. Dicen que son en blanco y negro, que te cansan y te agotan cuando los tienes. Tal vez por eso me levanto cansado por las mañanas, porque siempre tengo uno.

Viajemos un rato, desprendámonos y encontrémonos en uno, donde la fantasía se vuelve realidad. Si la podemos sentir, en donde podemos ser niños y volver a hacer travesuras. En donde el tiempo es eterno. En donde no existen lugares. Pero al final, sólo es un sueño.

Por eso tengo ganas de inventarme una máquina en la que pueda regresar el tiempo. Que tenga todos los botones. Play para vivir el momento, rewind para esos momentos inolvidables y pause para dejar quieto ese momento. Ese que es inolvidable en mi cabeza.


Apacho el botón de la máquina del tiempo. Para regresar un poco. Tienes que cerrar los ojos… para que se vuelva realidad. ¿Me acompañas?

[es hora de ir a dormir, sweet dreams little wonder]

1 comentario:

Guillermo Ambrosio dijo...

una pregunta mano, y vos de cual fumás XD ... jeeje .. na .. bromas .. XD .. no se como pare leyendo este blog, pero me alegra ver gente que le gusta expresarse ;-) ...